Desarrollo histórico e industrial de Huasco.

Historia Ambiental del Territorio

La comuna de Huasco, que pertenece a la provincia del mismo nombre, se localiza en el sector litoral de la región de Atacama, teniendo su capital en el puerto de Huasco, emplazado en una amplia bahía rodeada de cerros. Se fundó a mediados del siglo XVII y, como puerto, tuvo gran auge con la minería en el siglo XIX. La comuna cuenta con una superficie de 1.601 km2 y una población de 7945 habitantes (Censo 2002, Instituto Nacional de Estadísticas)[3].

La palabra Huasco provendría de la mezcla de dos lenguas: Huas (Quechua: oro) y Co (Mapudungún: agua) y sería en honor al duodécimo y penúltimo emperador inca llamado “Huáscar” por lo que Huasco, mitad Quechua y mitad Araucana significaría “río “o “agua de oro”. La zona habría pertenecido a este imperio hasta el año 1529 aproximadamente y en 1536 llega a la zona Diego de Almagro[4].

El mismo autor señala que la actividad minera, que ya habría sido desarrollada por los primeros habitantes de estas tierras, fue continuada por los españoles que vinieron a América siguiendo la leyenda de “El Dorado”. Se cuenta que, en 1589, un encomendero de la parte alta del Huasco, Jerónimo de Ramos y Torres, realizó el primer embarque de cobre al extranjero por el puerto de Victoria, envío que hizo en un velero de su majestad el rey de España. Seguramente este cobre procedería de las ricas y antiguas minas de Camarones, al interior de Vallenar. Adicionalmente el autor menciona la industria de la minería presente en la zona, hasta el año 1843, sería el procesamiento de minerales de Oro, Plata, Cobre y los subproductos de estos.

El mismo autor en su capítulo II sobre los aborígenes del Huasco, señala respecto del estilo de vida que “vivían en las márgenes de los ríos o a las orillas del mar, en miserables chozas, sin tener otro alimento que el pescado, el huanaco, los camarones, los chañares y los algarrobos” (página 39), además, indica en su capítulo XVII, sobre la agricultura luego del año 1797 se manifestaba por en Paitanas y Huasco Bajo en el cultivo de maíz, trigo, poroto y plantación de escasos árboles frutales. Ya en el año 1810 se cultivaban las partes bajas del valle.

De acuerdo a lo señalado en el Plan de Desarrollo Comunal ya citado, en el siglo XV, Huasco también fue varias veces visitado por corsarios. En 1661, el corsario inglés Bartolomé Sharp llega a Huasco y roba 120 ovejas y 80 cabras, provocando la escapada de indígenas y españoles hacia el interior del valle.  En 1749, a través de un decreto, Domingo Ortiz de Rozas da el nombramiento a Huasco como puerto y, casi un siglo después, en 1850, se funda la ciudad bajo la presidencia de don Manuel Bulnes Prieto.

Charles Darwin en su “Darwin y Domeyko: expedición por Atacama”, describía así el valle de Huasco: “En un día bueno, ofrece este valle un soberbio golpe de vista: en el fondo la Cordillera nevada; a los lados innumerables valles transversales que acaban por confundirse en un esfumado admirable; en primer término, se levantan unas sobre otras originales terrazas como las gradas de gigantesca escalera; y, sobre todo, el contraste del valle, tan verde, adornado de numerosos bosquecillos de sauces, con las estériles colinas que lo cierran por ambos lados”.

 

Huasco por Claudio Gay, Fuente: Biblioteca Nacional

 

En Huasco, el auge minero le permitió un desarrollo comercial y económico acelerado que se materializó con la instalación de grandes empresas navieras como Craig, Vance y Cía.; Santiago Vicuña y Urrutia; Rivera y Cía.; y agentes mineros como Santiago Vicuña; A. Montt P. y A. Vergara[5].

La ocupación histórica del territorio se relaciona con la agricultura desarrollada a lo largo del valle y actividades asociadas a su borde costero como la pesca y actividades portuarias. Cuando se incrementaron las actividades mineras, se modificaron las antiguas técnicas de fundición primitiva y se introdujo “el horno de manga” que funcionaba con leña. Esto trajo la tala indiscriminada del bosque nativo, acabando muy pronto con este recurso y con la abundante leña de las estancias del Huasco. El corte de árboles y arbustos para la explotación de carbón y leña ocasionó la casi total desaparición de especies como el quillay, el boldo y el maitén[6].

Sobre la producción agrícola, ya a principios de este siglo se encuentran testimonios como el aparecido en “La voz del Huasco” del día 1 de agosto de 1916 con el título de “El Olivo” donde se lee: “A este valioso árbol que se cultiva en el valle del Huasco, está dándosele en estos últimos tiempos la importancia que merece en vista de la enorme utilidad y el precio subido que tiene actualmente en el mercado del Norte. Ya que poseemos en gran cantidad de plantaciones de olivos productores de aceitunas de mesa, sería de suma conveniencia que nuestros agricultores o arboricultores se interesaran por la plantación de olivos productores de aceitunas para fabricar aceite, ya que el terreno y el clima se prestan admirablemente para el cultivo de dicho árbol”.

La industrialización del territorio comenzó en la década de 1950, cuando el hierro sufre un alza importante en sus precios luego de la segunda guerra mundial, debido a la necesidad de reconstruir las ciudades afectadas por el conflicto[7].

Este mismo autor señala que con el avance del desarrollo de la minería del hierro, se construye en 1955 el puerto mecanizado Las Lozas. Los embarques en Las Lozas, hacia 1961, alcanzaban las 950.000 toneladas anuales.

Posteriormente, en el mismo documento se señala que en 1957, la Compañía de Aceros del Pacífico adquiere la mina El Algarrobo, adquiriendo equipos y proyectando un nuevo camino de tierra de 35 km entre El Algarrobo y Vallenar y uno de 6 km entre Huasco y la ensenada Guacolda. De la misma forma se construyó una vía férrea de 48 km entre El Algarrobo y Maintencillo y otra de 8 km entre Huasco Bajo y Guacolda. Entre 1962 y 1965 se decide construir un muelle mecanizado con capacidad de 2.500 toneladas por hora, llamado Puerto Mecanizado Guacolda, para atracar barcos de hasta 40.000 toneladas.

En estos mismos años, ENDESA instala en Huasco la primera planta generadora de electricidad termoeléctrica, entregando electricidad al pueblo de Huasco.

A principios de la década de 1970 se construye el puerto Guacolda II, para barcos de hasta 250.000 toneladas de almacenaje y canchas de almacenamiento y mezcla para 1.800.000 toneladas de mineral. En estos mismos años se comienza a construir la planta de pellets de hierro de CAP, que comienza a operar a fines de 1977. A partir de 1979 la planta aumentó su rendimiento y en 1981, al funcionar a plena capacidad, logró alcanzar el rendimiento óptimo para la explotación de El Algarrobo[8]. El mismo documento señala una cronología de hechos relativos a la industrialización. En 1993, se realiza un estudio de factibilidad para la explotación del yacimiento Los Colorados, con el fin de reemplazar definitivamente el yacimiento El Algarrobo, el cual terminaría por agotarse en 1997.

En abril de 1992 se instala en Huasco la Central Termoeléctrica Guacolda, con una potencia instalada de 152 MW, para abastecer al Sistema Interconectado Central de Energía (SIC). La primera unidad comienza a funcionar el año 1995, para lo que además se construyó una línea de transmisión de 133 kilómetros entre los poblados de Maitencillo y Cardones. En 1996 Guacolda construye una segunda unidad que aporta 152MW adicionales al SIC.

 

aerea huasco

Foto aérea de la comuna de Huasco. Fuente: CAP Minería.

El año 2006, Eléctrica Guacolda buscando duplicar su capacidad, construye dos nuevas unidades termoeléctricas de 152 MW, cuyas operaciones comenzaron el año 2009 y 2010, respectivamente. Actualmente Guacolda cuenta con una quinta unidad de 152MW aprobada y pronta a entrar en operación.

La comuna de Huasco, con esta importante actividad portuaria, minera y energética, ha estado expuesta a los impactos ambientales que estas conllevan.

Las principales fuentes emisoras de material particulado corresponden a la planta de pellets de la Compañía Minera del Pacífico CMP (reestructuración orgánica de la Compañía de Aceros del Pacífico (CAP)), que produce aglomerados de minerales de hierro y a la termoeléctrica Guacolda,

Estos impactos, llevaron a que, en mayo de 2012, la comuna fuera declarada zona latente por la concentración anual de material particulado MP10, dándose inicio a la elaboración del anteproyecto del plan de prevención de contaminación, en julio del año 2015.


[3]Plan de Desarrollo Comuna Huasco 2011-2015.
[4]Morales, J. 1896. “Historia del Huasco”.
[5]www.puertohuasco.cl.
[6]Plan de Desarrollo Comuna Huasco 2011-2015.
[7]Millán, A. 1999 Historia de la minería del hierro en Chile. Editorial Universitaria. Santiago de Chile.
[8]Vargas, F. 2014. “El valle del Huasco, territorio dinámico entre la resistencia y el sacrificio. Análisis de la resistencias ciudadana frente a la planta faenadora de Agrosuper en Frierina”. Tesis de Magíster Geografía. Mención recursos territoriales.