Proyecto piloto busca recuperar suelos degradados en las comunas de Quintero y Puchuncaví

Es una de las iniciativas plasmadas en el marco del Programa de Recuperación Ambiental y Social (PRAS) la cual contó con un financiamiento de $17 millones, presupuesto proveniente del Ministerio del Medio Ambiente.

Mediante un convenio con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el Ministerio del Medio Ambiente dio por concluido el proyecto “Recuperación de suelos degradados con plantas fito-estabilizadoras y vegetación nativa en las comunas de Quintero y Puchuncaví”.

Dicho proyecto tuvo como objetivo diseñar una experiencia piloto que permita recuperar suelos degradados mediante técnicas de revegetación y control de erosión para disminuir la degradación ambiental en ambas comunas.

Cristian Yulton, profesor de la Escuela de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso comentó que el proyecto probó “dos tipos de enmiendas en el suelo. Uno para poder regular PH con enmiendas cálcicas, y otro aportar materia orgánica con turba para poder retener humedad y mejorar la estructura del suelo y darle mejor porosidad a las plantas para que se puedan establecer”.

En ese contexto con respecto al uso de enmiendas para reducir la biodisponibilidad de metales en suelos, se pudo concluir que el mayor crecimiento de  cobertura vegetal se observa en el tratamiento de cal y compost. La cobertura vegetal se mantiene estable en el tiempo, mientras que la biomasa está influenciada por las variables climáticas. Asimismo una única aplicación de enmiendas (cal) mantiene estable el pH durante 6 años, mientras la materia orgánica se degrada.

Con respecto a la revegetación activa de suelos degradados se observa que en el suelo tratado con materia orgánica y cal (MO+Cal), la tasa de crecimiento fue mayor, que en los suelos sin ningún tipo de tratamiento (suelo control). En el caso de la especie quilo, tuvo una sobrevivencia significativa mayor en los suelos con enmiendas, con respecto al suelo control, no así la especie romerillo. En época de verano es crítica para sobrevivencia y crecimiento de plantas, por lo que se recomienda evaluar en época de otoño.

“El proyecto corresponde a la medida de solución contenida en la ficha D.1.4 del Programa para la Recuperación Ambiental y Social de Quintero y Puchuncaví. Es una muestra que esperamos pueda ser replicada en otros lugares de este territorio, para contribuir a mejorar los suelos degradados por la actividad industrial principalmente, factores climáticos entre otros”, comentó Sandro Araneda, Seremi (s) del Medio Ambiente. 

Finalmente, los asistentes se dirigieron a las parcelas con el objetivo de observar de cerca una demostración del simulador de lluvias.